25 mar. 2012

Sensibilidad Química Múltiple

En este vídeo del programa de rtve "El escarabajo verde" se habla de esta tremenda enfermedad que afecta al 1% de la población (que se sepa) mayoritariamente a mujeres.

13 mar. 2011

La piel


La piel es el órgano más grande del cuerpo, es, al igual que el corazón, un órgano vital, el tejido que recubre nuestro cuerpo: ocupa en una persona adulta una superficie de aproximadamente dos metros cuadrados. Según las distintas partes del cuerpo, puede variar su espesor, color, así como la presencia de vello y glándulas.

La piel cumple distintas funciones esenciales para nuestro organismo.

Como nexo de unión entre nuestro organismo y el exterior, su primera función es protegernos contra las agresiones físicas y químicas. Sirve igualmente de filtro pues permite numerosos intercambios biológicos con el exterior y sintetiza la vitamina D, que es esencial para el crecimiento y la calcificación de los huesos. Gracias a los vasos sanguíneos, que irrigan nuestra piel, y a la secreción de sudor, la temperatura de nuestro cuerpo se mantiene constante. La piel también es un órgano sensitivo. Las numerosas terminaciones nerviosas que contiene están en el origen del tacto, el primero de nuestros cinco sentidos.

Estructura de la piel

La piel está constituida por tres capas sucesivas: La epidermis la más superficial, la dermis y la hipodermis, la más profunda. Como nexo de unión entre nuestro organismo y el exterior, la primera función de la piel es proteger el organismo. Es la razón por la que las dos mil millones de células que la componen se renuevan de forma continua. 300 millones de ellas son reemplazadas cada día.

La piel protege

La piel es la primera barrera protectora frente a las agresiones exteriores. Es una defensa de tipo físico y químico:

La hipodermis y la dermis amortiguan los golpes para proteger los músculos y los distintos órganos. También preservan el organismo del frío.

La síntesis de pigmentos de melanina por los melanocitos de la epidermis asegura una protección eficaz contra los rayos UV del sol.

La película hidro-lipídica, compuesta por una mezcla de sudor y de sebo, limita las infecciones bacterianas gracias a su acidez. Esta película contribuye también a la hidratación y al aspecto sedoso de la piel.

Gracias a sus propiedades selectivas de impermeabilidad, la piel impide la penetración en el organismo de ciertos cuerpos químicos y limita su deshidratación.

La piel es un lugar de intercambios

La piel "respira"

Es un tejido permeable que permite a las células abastecerse de oxígeno, agua y minerales directamente del exterior. A través de los poros, que son minúsculos orificios cutáneos (dos millones por individuo), se elimina la transpiración. Cada día, toxinas y partículas de polvo o bacterias se acumulan en la piel y pueden obstruir los poros. Por lo tanto, es importante limpiar cuidadosamente la piel con productos que no sean ni demasiado agresivos, ni tampoco demasiado suaves. El uso de productos inadecuados puede perturbar el equilibrio de la piel y provocar su envejecimiento prematuro.

La piel regula

La piel asegura la regulación térmica del cuerpo. Para mantener constante la temperatura del cuerpo en 37°C, la piel actúa como un verdadero termostato. Cuando hace frío, los escalofríos sirven para calentar el cuerpo y los vasos sanguíneos se contraen para evitar un enfriamiento demasiado fuerte de la sangre, lo que provoca la palidez de la tez.

Al contrario, el calor provoca la transpiración para refrescar la superficie de la piel. El flujo sanguíneo de los capilares aumenta para eliminar más calorías. Es lo que provoca el enrojecimiento de la piel en épocas de calor.

La piel metaboliza

En la dermis, se fabrica la vitamina D bajo el efecto de las radiaciones solares. Esta vitamina es necesaria para la absorción del calcio y la fijación de éste en los huesos, operaciones indispensables para el desarrollo y crecimiento de los individuos.

No obstante hay que desconfiar de los efectos del sol y no abusar. La exposición diaria a la luz del sol durante unos momentos, incluso cuando está nublado, es suficiente para sintetizar la cantidad necesaria de Vitamina D.

La piel informa

El tacto es el primero de los cinco sentidos que se manifiesta en el embrión. El tacto permite la percepción de muy finas e innumerables sensaciones. La piel tiene por misión informar al cerebro gracias a los 500 receptores nerviosos que contiene cada cm2 de piel. Distintos receptores intervienen para las sensaciones táctiles, térmicas o dolorosas.

La piel también es un órgano de intercambio social. Refleja la salud del cuerpo y del espíritu. En efecto, los tejidos nerviosos y cutáneos tienen el mismo origen embrional. La piel es el reflejo de la identidad de cada individuo. Las huellas digitales siempre son distintas, incluso en el caso de mellizos, que tienen el mismo ADN.

9 mar. 2011

Madreperla




El polvo de la concha de nácar contiene sustancias que intervienen en la regeneración y estimulación de la piel, y por lo tanto no sólo elimina las manchas en la piel de forma eficaz, sino que también posee propiedades exfoliantes y nutritivas.

El polvo de madre perla ayuda a tratar cicatrices, quemaduras, acné y espinillas. Es muy eficaz también para eliminar las manchas que salen durante el embarazo y para atenuar las manchas que aparecen en la piel con el paso del tiempo y el sol.

Su efectividad se debe a que el nácar penetra fácilmente en las capas profundas de la piel, actuando desde dentro.

El nácar estimula la síntesis de nuevas células, mejora la calidad y aspecto de la piel y permite entre, otras cosas, asegurar los procesos de restauración, ejerce un papel protector y confiere una resistencia activa en las condiciones exteriores adversas (sol, frío, exposición prolongada al agua, etc...), mejora las propiedades mecánicas de la piel, le da un aspecto saludable.

2 mar. 2011

Materias primas


Materias primas con las que elaboramos nuestros productos:

*aceites vegetales de calidad, en su mayoría procedentes de la agricultura ecológica: oliva, girasol, coco, almendras, uva, germen de trigo, ricino, cáñamo, aguacate, rosa mosqueta

*aceites esenciales orgánicos, estos son algunos: lavanda, romero, geranio, jazmín, madera de sándalo, naranja, canela, limón, citroneta, árbol de té, pino, eucalipto, pachulí, cedro, ciprés, clavo de olor

*cera, miel y polen de abejas

*mantecas: cacao, karité

*arcillas: blanca, rosa, verde

*hidrolatos: rosa, azahar

*oleatos: romero, lavanda, hipérico, canela, limón, naranja

*tinturas: aloe vera, azahar, benjuí

*plantas, flores, semillas, frutos...

26 feb. 2011

HACER JABÓN



¿QUÉ ES LA SAPONIFICACIÓN?

Si hay un concepto inequívocamente ligado a la palabra jabón, es la llamada saponificación. En términos muy sencillos, podríamos definir la saponificación como el proceso que convierte "mágicamente" la unión de la grasa o el aceite con un abrasivo (la sosa cáustica la más usada) en jabón limpiador. Esta transformación mágica no es otra cosa que una reacción química muy común que consiste básicamente en:

ÁCIDOS GRASOS + SOLUCIÓN ALCALINA = JABÓN + GLICERINA

Así es como al mezclar los ácidos grasos (principales componentes de las grasas animales y de los aceites vegetales) con una solución alcalina (hecha a partir de una mezcla de agua y un álcali, como por ejemplo la sosa), se obtiene el jabón, el otro subproducto que se obtiene de esta reacción es la glicerina.

El álcali es imprescindible para que se produzca esa reacción, pero hay que tener en cuenta que por sí solo es un elemento cáustico muy peligroso, cuyo manejo implica tomar una serie de precauciones para manipularlo con seguridad. Los álcalis más utilizados en la fabricación del jabón son:

- la sosa (hidróxido sódico, NaOH) que da como resultado jabones duros

- la potasa (hidróxido potásico, KOH) para jabones líquidos.

Esto no significa que la saponificación sea un proceso terriblemente peligroso, sino más bien muy delicado de realizar y algo laborioso. Así, por ejemplo, si en la reacción anterior hay un exceso de sosa, el producto resultante será una masa cáustica inservible o puede adquirir consistencia de jabón pero ser demasiado abrasivo para la piel, mientras que si por el contrario, la cantidad de sosa es insuficiente, el producto resultante será una mezcla grumosa de aceites, que en nada se parecerá tampoco al jabón.

Para realizar un buen jabón, perfectamente saponificado, sin problemas para la piel y con unas excelentes cualidades limpiadoras y emolientes, se necesita conocer una serie de tablas con parámetros y proporciones muy concretas de cada uno de los elementos que constituyen la reacción, así como su correcta formulación. Hay que conocer el índice de saponificación de cada tipo de grasa, esto es: la cantidad exacta de sosa (alcali) necesaria para que reaccione con 1 gramo de esa grasa (aceite) y no quede libre nada de abrasivo.

ÍNDICES DE SAPONIFICACIÓN de algunos aceites

• 0,134 Aceite de oliva
• 0,190 Aceite de coco
• 0,141 Aceite de palma
• 0,134 Aceite de girasol
• 0,128 Aceite de ricino
• 0,136 Aceite de almendras
• 0,133 Aceite de aguacate
• 0,135 Aceite de soja
• 0,136 Aceite de maíz
• 0,133 Aceite de sésamo
• 0,069 Aceite de jojoba
• 0,156 Aceite de palmiste
• 0,132 Aceite de germen de trigo
• 0,069 Cera de abeja
• 0,137 manteca de cacao
• 0,128 manteca de karité






19 nov. 2010

LIMPIAR LIMPIAMENTE



En nuestras viviendas producimos residuos derivados de productos de limpieza y aseo personal de elevada toxicidad que dejan residuos peligrosos para nuestro organismo y son importantes contaminantes del agua, por lo que suponen un gran riesgo para la salud y el medio ambiente, además de incrementar considerablemente la cuenta de la cesta de la compra.
Buena parte de los jabones, geles, champús ,lavavajillas, limpiahornos, lejías, detergentes, desengrasantes, blanqueadores y demás productos de limpieza que se consumen en las casas, terminan en el desagüe, contaminando gravemente las aguas residuales y dificultando su tratamiento en las depuradoras, reduciendo la calidad química del agua e incrementando gastos .
Muchos productos tóxicos pueden dañar al organismo aunque no se noten. Es más, cuando no huelen, no se ven, o no producen sensaciones inmediatas, pueden ser más peligrosos porque nadie se fija en ellos y no se toman medidas preventivas.
Siempre queda un resto en el envase que normalmente termina en la basura y qué decir de los restos que se acumulan en el organismo, así como el gasto de agua para arrastrar la excesiva espuma que producen la mayoría.
El embalaje suele representar un alto porcentaje
del precio de los productos de limpieza y son una gran
fuente de residuos.
La publicidad encarece el producto sin garantizar su efectividad.

EL JABÓN

El jabón natural o neutro, es muy efectivo para el aseo personal; recomendado por profesionales médicos para problemas de alergias, dermatitis, eccema, psoriasis,… respetuoso hasta con las pieles más sensibles.
Para el pelo, un champú de jabón natural da excelentes resultados. Se evitan los perjudiciales anticaspas a partir de sulfuro de selenio y otras sustancias, para cabellos grasos es igualmente eficaz.
El jabón casero se puede utilizar para la ropa como detergente sin fosfatos. Con el jabón natural se hacen innecesarios los suavizantes, muy impactantes para el medio y que además reducen la vida de la ropa y afectan negativamente a la piel y a la economía doméstica.

Para lavar los platos, resulta muy eficaz y reduce el consumo de agua ya que su espuma desaparece fácilmente, no deja residuos tóxicos que pasen el organismo.

Para la limpieza de muchas superficies y tejidos, los jabones neutros dan óptimos resultados, funcionando como quitamanchas muy efectivos a la vez que conservan los tejidos, la madera, pieles curtidas...
Al no utilizar empaquetado excesivo, se disminuyen costes y el impacto ambiental es menor.

OTROS LIMPIADORES, asequibles y fáciles de encontrar:

BICARBONATO SÓDICO: Limpiador, desodorante, polvo para refregar. Desinfecta. Se puede usar el bicarbonato como abrasivo ligero para muchos usos caseros: para el horno, azulejos, grifería… Limpiametales (en seco o en pasta hecha con poca agua).
BÓRAX (Tetraborato sódico): limpiador, desinfectante, facilitador de limpieza para lavar ropa, añadir una cuchara a la lavadora, ablanda el agua.
LIMÓN: EL zumo con agua templada como limpiador de metales, superficies grasientas (con jabón y agua caliente), quitamanchas en ropa blanca. El limón con sal quita el óxido.
VINAGRE BLANCO: limpia wc (echar un chorro directamente y dejar actuar, luego dar con la escobilla), anticalcáreo para lavabo y ducha. Se puede mezclar una taza de vinagre con un litro de agua templada para desinfectar o limpiar, añadiendo sal o bicarbonato para intensificar el efecto. Fija los colores de los tejidos, añadiendo una tacita al agua de la colada, perfuma la ropa, también con unas gotas del aceite esencial que nos guste.

3 recetas para limpiar los cristales:
. Un litro de agua y una cucharadita de jabón
. 1/2 taza de vinagre blanco en un litro de agua.
. Una taza de vinagre blanco, una taza de alcohol.

Algunos de estos productos no son completamente inofensivos pero son mucho menos tóxicos que los productos equivalentes ya preparados.
Etiquetar correctamente si los envasamos.
Evitar siempre el contacto con los ojos y los alimentos y sobre todo FUERA DEL ALCANCE DE L@S NIÑ@S.